Nuestras casas son bienes que suelen ser aquellos elementos de nuestro patrimonio que suelen tener un mayor valor. Los propietarios son conscientes del esfuerzo económico que se realiza para adquirir una vivienda y que su valor puede cambiar a lo largo del tiempo. Por eso es importante conocer cuánto valen nuestras casas en cada momento por si resulta interesante realizar alguna operación inmobiliaria.

Lo importante de conocer cual es el valor de nuestra vivienda es que resultará determinante a la hora de determinar el precio si se quiere realizar la venta del inmueble. Existen perito que determinan cuál es la posición del inmueble en cuanto al mercado inmobiliario según una serie de criterios. Vamos a conocer los aspectos que pueden hacernos una idea de cuál es el valor de nuestras casas.

La tasación o establecimiento del precio de una casa puede variar según la finalidad con la que se haga. No es lo mismo la que se realiza para el pago de un impuesto que la se efectúa para la venta de un inmueble. Pueden ofrecer distintos resultados por ello nos vamos a centrar sobre todo en los criterios para este último caso ya que es el tema que nos ocupa en este momento.

El precio de nuestra casa se puede establecer según varios métodos. Uno de ellos es comparar con otras viviendas que se encuentren a la venta y cuyas características sean similares a las de nuestra casa. Con esto conseguiremos una estimación aproximada sacándola media del coste por metro cuadrado. También esto nos ayudará a situarnos en un punto de arranque a la hora de tomar la decisión de vender nuestra casa.

Indicadores del precio de la vivienda

Uno de los indicadores que nos pueden ayudar a calcular el coste o precio de una vivienda es los que se conoce como Price Earnings Ratio o PER. Es un método que nos permite conocer el valor del metro cuadrado de nuestra vivienda en función del precio del coste anual del alquiler que se considera una referencia más estable.

Este se puede obtener a partir de la comunicación que realiza el Banco de España de la rentabilidad bruta del alquiler que multiplicado por el precio del alquiler nos dará un valor de coste o precio de venta del inmueble que queremos vender.

Otras de las características a la hora de conocer el precio o coste al que se puede vender una casa es su antigüedad. Las construcciones se deterioran con el paso del tiempo y encima a un ritmo que podemos considerar exponencial. Cuanta más años tenga a su espalda la vivienda seguramente sea más necesaria una reforma para que pueda ser habitable. Esta condición afecta directamente a su valor.

A partir de los 50 años el precio del valor de una vivienda es residual ya que seguramente sus condiciones no sean aptas para la habitabilidad siendo necesario realizar reformas y afectando al valor del coste de compra de nuestra vivienda.

Por último, los municipios también publican el valor del suelo de nuestras casas en base a diversos criterios basadas en estadísticas recogidas en periodos anuales anteriores que unido al valor de la construcción nos puede ayudar a hacernos una idea del valor de nuestro suelo. A todo eso habrá que añadir extras como la existencia de zonas comunes, garaje o cualquier otro servicio o instalación.

Lo que es cierto es que, aunque logremos calcular el coste de la compra de nuestra casa este es muy volátil y es muy posible que cambie con el paso del tiempo. Por esto tendrá que ser revisado de manera continua.

Lo mejor es contar con el asesoramiento de profesionales como los de PRIMER GRUPO Vegacasa que conseguirán el mejor precio en tu vivienda.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?